Consulta Oftalmológica Pediátrica

Revisión profesional del niño y adolescente por un médico certificado

Todos los niños deben ser revisados por un oftalmólogo capacitado a los 3 años de edad, incluso si no presentan ningún problema en sus ojos.

Si los padres o cuidadores notan algo raro en el niño, como ojos desviados, dificultad para seguir objetos con la mirada, manchas o reflejos raros en el ojo, deben de ser atendidos de inmediato, independientemente de su edad. 

Deben de ser revisados al menos una vez al año si: usan lentes, son prematuros, tienen problemas en el desarrollo o enfermedades sistémicas, tiene ojos desviados (estrabismo), tienen familiares con enfermedades de los ojos, o han tenido accidentes en los ojos. 

Es necesario detectar los problemas oculares con tiempo para asegurar un adecuado desarrollo del sistema visual.

La consulta oftalmológica pediátrica es una revisión médica que incluye el examen de la vista y la exploración anatómica del ojo y anexos. El examen de la vista en niños tiene que ser realizado SIEMPRE por un médico oftalmólogo, ya que es necesario aplicar gotas para dilatar la pupila, de lo contrario, el resultado no es confiable.

Es importante distinguir entre la CONSULTA OFTALMOLÓGICA PEDIÁTRICA y el EXAMEN DE LA VISTA realizado en una óptica.

Se recomienda que el niño acuda a la consulta sin hambre y descansado. Si piensan entrar ambos padres (o más de un adulto) a la consulta, y/o si van a entrar sus hermanos, recomendamos avisar con anticipación para tenerlos en cuenta dentro del aforo máximo permitido en el consultorio.

Por favor traiga consigo en físico o electrónico recetas o estudios previos que pudieran ser de importancia. Si su hijo usa lentes, por favor tráigalos a la consulta (incluso si están rotos o maltratados). Sugerimos también traer lentes obscuros para que su hijo utilice después de la consulta.

Si tiene dudas de cómo llegar, no dude en hacérnoslo saber. De esta manera evitará contratiempos.

Por favor tenga en cuenta que las consultas pediátricas de primera vez pueden durar de 45 minutos a 2 horas, dependiendo del motivo de consulta y de la cooperación del niño.

Al llegar se le tomarán datos personales y se le hará un interrogatorio o historia clínica. Esto lo exige la norma oficial mexicana para el expediente clínico. Esta información será confidencial y no se compartirá con terceros.

Al paciente se le tomará un estudio computarizado que estima la graduación. Después pasará al área de examen visual y motilidad. En la mayor parte de los casos se aplicarán gotas para dilatar la pupila. Posteriormente, se revisará en lámpara de hendidura y se tomarán fotografías clínicas. En ocasiones es necesario tomar el estudio computarizado y revisar en lámpara de hendidura antes y después de aplicar las gotas. Por lo tanto, es normal que el paciente entre y salga a diversos cubículos varias veces.

En ocasiones notará que otros pacientes llegan después y se van antes que su hijo: recuerde que cada paciente acude por motivos diferentes y su cooperación también varía. También, los doctores pueden determinar el orden en el que atenderán a los pacientes, de acuerdo con la edad, motivo de consulta, si son de primera vez o subsecuentes, y otros factores. Todo esto con la finalidad de agilizar la consulta. Por favor no pierda la paciencia. Su hijo estará bien atendido.

Las gotas para dilatar la pupila tienen dos funciones principales:

  1. Detener temporalmente la capacidad de enfoque del ojo para obtener la graduación real y sin sesgo (los niños enfocan inconscientemente y se obtienen graduaciones incorrectas).
  2. Aumentar el diámetro pupilar para que el oftalmólogo pueda revisar con mayor detalle las estructuras internas del ojo.

Se aplican tres diferentes tipos de gotas: primero un anestésico, y después dos distintas gotas para dilatar la pupila.

La cantidad de gotas que se apliquen va a depender de la edad y cooperación del niño. Por ejemplo, si el paciente aprieta los ojos, si se seca inmediatamente, si llora enérgicamente, es probable que necesite más aplicaciones que un niño cooperador.

Las gotas causan ardor temporal, el cual desaparece en menos de 30 segundos. Es normal que los padres sientan angustia cuando los niños lloran o se quejan de ardor; tenga la seguridad de que las gotas no le causarán ningún daño a su hijo. Las gotas que se le aplicarán a su hijo son las mismas que se aplican en todos los consultorios de oftalmología del mundo. Se usan tanto en recién nacidos, como en niños mayores, adolescentes y adultos. Sin embargo, si su hijo padece alguna enfermedad cardíaca, pulmonar, o si es alérgico a algún medicamento, por favor indíqueselo al médico o asistente.

La dilatación pupilar causa incomodidad con la luz (fotofobia) y dificultad para enfocar. El efecto de las gotas puede durar hasta 36 horas después de la aplicación, aunque por lo general las molestias empiezan a disminuir después de las 8 hrs. Es posible que el niño se queje de que no puede ver objetos cercanos (por ejemplo, el celular o tableta).

Al finalizar la consulta el doctor le entregará sus recetas (si aplica). Pregunte a nuestras asistentes y con gusto podemos hacerle una cotización de lentes y medicamentos.

No hay restricciones sobre actividades después de la dilatación pupilar. El niño puede hacer deporte, usar dispositivos electrónicos, y hacer su vida normal mientras que se sienta cómodo.

Si tiene alguna duda, por favor comuníquese con nosotros.

En algunas ocasiones no es posible completar la consulta en la primera visita, sobre todo en niños pequeños o en quienes tienen alguna condición de salud física o mental que impide la correcta cooperación. Cuando esto sucede, pueden ser necesarias visitas complementarias. Si un niño no coopera desde un principio, difícilmente lo hará en esa visita; al contrario, conforme permanezca más tiempo en el consultorio podrá inquietarse y cada vez cooperar menos. También, por respeto a otros pacientes, no podemos dedicarle mucho más tiempo que el establecido para no retrasar la consulta. Es frecuente que en visitas subsecuentes los niños cooperen mejor, ya que se habrán familiarizado con el lugar, los médicos y el personal. Agradecemos su comprensión.

Todos los pacientes menores de edad deben de estar acompañados por un adulto en todo momento.

Agenda tu Cita Ahora

(81) 1339 1920 | (81) 8163 4240 | (81) 2603 7251

Teléfono y WhatsApp